≡ Menu




Lagoa das Sete Cidades: lo que aun no sabes de este volcán y lago de cráter en Portugal

Lagoa das Sete Cidades, es un lago doble que se encuentra en la Isla San Miguel del archipiélago de las Azores, donde este espejo de agua es uno de los varios que se emplazan dentro de la caldera volcánica. Su nombre proviene de un grupo de clérigos que migra de la península por la invasión musulmana. Para saber más, lea este artículo.

Lagoa das Sete Cidades

Ubicación

Cuando señalamos la ubicación de este doble lago podemos indicar que el mismo se encuentra en las aguas del Atlántico norte, específicamente en el archipiélago de las Azores, las cuales pertenecen a Portugal. Dentro de este grupo de islas La Lagoa das Sete Cidades, se encuentra en la isla de mayor tamaño, la cual tiene por nombre Isla de San Miguel o Ilha de Sao Miguel. La orientación de este doble lago esta al oeste de la isla siendo bordeada por un grupo de pequeñas comunidades, solo una comunidad es la que se encuentra justo dentro de la caldera y es la de Sete Cidades, a la cual se tiene acceso únicamente por la vía EN9-1A.

Es importante señalar que esta laguna se emplaza dentro de una gran caldera volcánica, la cual esta subdividida por decirlo de alguna manera en pequeñas lagunas como Laguna Seca, Laguna de Santiago, Laguna Razón y la Lagoa das Sete Cidades que se compone de dos lagunas separadas por un pequeño istmo por el cual implementaron un puente y te traslada dicho camino con el resto de la isla y con el mirador de la zona. En el caso de la doble Lagoa das Sete Cidades, la que presenta mayor tamaño mide aproximadamente tres kilómetros y medio cuadrados, en cambio la de menor dimensión alcanza a penas los ochocientos metros cuadrados.

Lagoa-das-Sete-Cidades-1

En el caso de la profundidad de la Lagoa das Sete Cidades, el espejo de agua de mayo dimensión presenta una sima de treinta y tres y medio metro, en cambio la laguna más pequeña tiene cerca de treinta metros de sima. Una de las características más particulares de este doble lago, es que un lado el de mayor superficie presenta una tonalidad azulada, mientras que la otra de menor dimensión presenta una coloración verdosa, de aquí surge no solo el nombre de ambas lagunas, sino que además, da pie a la formación de diversas leyendas con respecto a la formación de las mismas. (Ver artículo: Ojos del Salado)

Historia de la Lagoa das Sete Cidades

La Lagoa das Sete Cidades se emplaza en una caldera volcánica de un extinto volcán que se encuentra sobre la superficie de un suelo estratificado por capas de ceniza, material piroclástico, lava basáltica y una roca ígnea volcánica denominada traquita compuesta por varios minerales. Esta caldera pertenece a un estratovolcán que se formó desde los continuos flujos de lava que fueron despedidos a la atmósfera tras erupciones potentes, dicha formación claro esta se generaron antes de la aparición del cráter de la caldera, siendo entonces basálticas, de formación traquítica, hasta ocurrir la potente explosión que genero estas lagunas.

Una de las cosas que promueve la formación de los lagos en los cráteres de los mismos, es la cantidad de material volcánico que se acumula en la base del mismo el cual bajo ciertas condiciones puede formar una superficie impermeable, del mismo modo si no poseen una fuente hídrica cercana como un río o una red hídrica subterránea, estas lagunas por lo general, suelen acumular agua de las precipitaciones generadas en el lugar. (Ver artículo: Volcán de Colima)

Referencia Histórica

Al mencionar referencia histórica, hacemos hincapié en las primeras menciones de la Lagoa das Sete Cidades en la cartografía, en principio este nombre aparece como “Insula Septem Civitatum” lo cual hace referencia a la “Isla de las Siete Tribus” o puede entenderse como la “Isla Siete Pueblos”, pero al transcurrir el tiempo, el nombre también ha evolucionado tornándose como la “Isla de Siete Ciudades”, siendo alguna de esta comunidades las de Aira, Antuab, Ansalli, Ansesseli, Ansodi y Ansolli. (Ver artículo: Tupungatito)

Lagoa-das-Sete-Cidades-2

Se señala en este primer cartograma de la Lagoa das Sete Cidades, una especie de crónica realizada en el continente americano sobre la actual ciudad de Oporto en Portugal, alrededor del año 750 de nuestra era, redactada por un clérigo de la religión católica. Una de las cosas que se debe considerar, es que para la fecha el reino visigodo ya había sido capturado en manos de los pobladores musulmanes desde el año 711 despues de cristo, desplazándose los mismos con dirección norte en la península. Por este motivo el arzobispo de Puerto Cale, en pro de salvarse del asedio árabe huye con dirección occidente por el Atlántico en busca de las Sete Cidades.

Ya para el año de 734 este arzobispo, con su grupo de acompañantes, se les integraría cerca de 5000 creyentes saliendo en 20 veleros al centro del Océano. Esa historia comenta que la población logro llegar a puerto seguro en la isla, sin embargo no se supo más de este clérigo, por lo que a veces se duda si existió. Son múltiples las anécdotas que hay en torno a la existencia de estas Sete Cidades, propagándose su existencia como pólvora en la Europa medieval, siendo algunos de estos encuentros fortuitos con la isla y otros por medio de expediciones mejor planificadas. Esta isla se convertiría en referencia importante en todo el Atlántico.

Lagoa-das-Sete-Cidades-3

Principalmente se pude mencionar que su estatus de importancia se dispararía con el descubrimiento para los europeos de nuevas tierras. Se necesitó de una tercera expedición para confirmar la existencia de las Azores y con ella la de la isla de las siete ciudades que contiene la Lagoa das Sete Cidades. Uno de los registros más interesantes tiene que ver con el volcán de esta zona, cuando el mismo entro en actividad por última vez, acabando consigo gran parte del relieve montañoso. En ella mencionan dos picos en ambos extremos de la isla siendo el más elevado el occidental hasta que la erupción lo degrado, acabando consigo a la vegetación aledaña.

Leyendas

Una de las leyendas más interesantes que podemos encontrar con respecto a la formación de la Lagoa das Sete Cidades, más específicamente con respecto al por qué de la coloración de ambos espejos de agua, tiene que ver con el amor entre la hija de un rey y un obispo que llego a la isla. Esta leyenda comienza formalmente cuando se menciona que siete obispos escapando de la invasión generada por los árabes a la península Ibérica, buscaron refugio en tierras más occidentales, específicamente en las islas Azores, algunos dicen que ellos llegaron a fundar siete ciudades, la ubicación de estas se desconoce. (Ver artículo: El Tianchi)

Lagoa-das-Sete-Cidades-4

En este orden de ideas, se menciona que un pastor de la zona, cuya tonalidad de sus ojos eran azules, se enamora de la hija del rey, sin embargo el rey no veía con buenos ojos esta unión, ya que su hija le correspondía al mismo, teniendo ella un matiz verdoso en sus ojos, tanta tristeza entre ambos, ocasiono que las lágrimas derramadas llenaran las calderas de este volcán. Esta es la leyenda de la Lagoa das Sete Cidades, que aún hoy en día continúan contándose. Una leyenda aún más global, consideraba que todas las Azores eran parte del territorio perdido de la Atlántida. (Ver artículo: Tromen)

Turismo

La Lagoa das Sete Cidades dista de unos diecisiete mil metros de distancia en dirección noroeste de la Ponta Delgada, siendo reconocida como uno de los espacios naturales mas llamativos en toda la isla de San Miguel, algunos consideran el mismo una especie de paraíso, sin embargo, la formación de dicho espacio no fue para nada paradisíaco. Toda la caldera tiene un tamaño aproximado de doce mil metros como perímetro mientras que su superficie llega a alcanzar los siete mil metros de distancia, en donde su cúpula colapsó y estalló posteriormente su caldera en tiempos prehistóricos, aunque la apariencia actual se la aportaría una erupción en 1445.

Podemos mencionar que esta gigantesca caldera tiene en su entorno dos lagos enormes, así como al menos tres lagunas de menor tamaño. Una de las cosas que hace atractivo el lugar, es que las paredes de la caldera se elevan por encima de los trescientos metros de altura sobre el nivel del mar, las cuales se distinguen en el paisaje por poseer una vegetación significativamente exuberante, las cuales te permiten entrar en sintonía con las tranquilas aguas de dichos lagos y lagunas, además del llamativo color que posee siendo una de estas verdes y la otra azul. Así mismo, si quieres experimentar más emociones, puedes visitar la comunidad de la caldera.

Esta comunidad tiene por nombre aldea de Sete Cidades, de allí deriva el nombre de Lagoa das Sete Cidades, acá encontraras viviendas singulares, al igual que una capilla con arquitectura neogótica, también se disfruta de la naturaleza y los cedros que bordean la carretera, así como un espacio donde encontraras un bosque con muchas azaleas. Por ultimo cabe mencionar que en esta ruta interna de la caldera puede llegar a presenciar toda la magnitud volcánica del lugar, gracias a su mirador llamado Vista do Rei.

Dejar Comentario