≡ Menu




Aprende todo sobre Yonaguni

La isla de Yonaguni es la más occidental de todo Japón y se encuentra entre el conglomerado de islas más al sur de la nación. Perteneció a un reino de donde surgió el Karate y el Kobudo y sus aguas encierran un misterioso pasado asociado al continente Mu. Para saber más, lea el presente artículo.

Yonaguni

Ubicación

Yonaguni es una isla que se encuentra en el país de Japón, localizada entre las islas que dividen las aguas del Mar de la China Oriental y el Mar de las Filipinas en pleno Océano Pacífico. Dicha isla pertenece a un archipiélago llamado Yaeyama, las cuales son los terrenos más distantes en todo nipón, conteniendo este no solo a la isla más al sur del país, Hateruma, sino que a su vez, Yonaguni representa la isla más al oeste de toda la nación. Este distrito está compuesto de las islas Yaeyama a excepción de Ishigaki y las Islas Senkaku. (ver articulo: Volcán en Japón)

Yonaguni-1

El archipiélago de las islas Yaeyama está integrado por al menos unas 31 islas, sin embargo solo un tercio de ellas se encuentran pobladas. Las diez islas más importantes de dicho archipiélago son Ishigaki-jima, Iriomote-jima, Sotobanari-jima, Taketomi-jima, Kuro-shima y Aragusuku-jima, Kohama-jima y Yubu-jima, Hatoma-jima, Hateruma-jima y Yonaguni-jima. En el caso de Yonaguni esta se encuentra a 480 kilómetros de distancia de la isla de Okinawa y a unos 150 kilómetros aproximadamente de Taiwán.

La isla de Yonaguni posee una superficie territorial de 28,88 kilómetros cuadrados, además cuenta con un perímetro de 27.5 kilómetros que pueden ser recorridos en tan solo cuarenta minutos. En el caso de su altura, esta alcanza una elevación de hasta 231 metros sobre el nivel del mar y corresponde la misma al Monte Urabu. La cantidad de habitantes calculados es de 1684 pobladores según el censo del 2009, esto es preocupante, porque desde el año 1980 la población ha venido en un lento pero continuo descenso estando para dicho año en 2119 habitantes, lo que ha disminuido en casi 500 residentes.

No se sabe a ciencia cierta, porque la población ha emprendido una migración paulatina de la isla Yonaguni, pudiera ser por lo aislada que se encuentra la misma del entorno. Ciertamente, ella podemos señalar pertenece a una Prefectura del Japón, la de Okinawa, la cual es la más remota meridionalmente hablando de todo el país. Esta sección cubre un total de 160 islas de múltiples tamaños donde únicamente 44 de ellas son las que se encuentran habitadas. Esta zona es reconocida mundialmente por poseer una cultura e historia muy diferente a la existente en su actual nación, caracterizada por desarrollar el arte de la cerámica, el karate y el Kobudo. (ver articulo: Teide)

Del mismo modo se puede señalar que la isla de Yonaguni, está incluida en una región llamada Sakishima, la cual es considera como un conglomerado de islas emplazadas en el arco más meridional de todo el archipiélago Japonés. Está a pesar de encontrarse muy cercana a la isla de Taiwán, fue asociada más con otra región la de Ryukyu, el cual se consideró como un antiguo reino. Esta región de Sakishima, contempla un grupo de archipiélagos, entre ellos está Miyako, Yaeyama y Senkaku, cada una de ellas baja la supervisión de la Prefectura de Okinawa. Dicha zona fue víctima de un ataque aéreo en la II Guerra Mundial, así como fue ocupada por tropas de EE.UU.

Otra de las regiones que compone la isla de Yonaguni, es la de Ryukyu, el cual contempla al archipiélago más al sur de la nación nipona, el cual se extiende por una superficie territorial de 4700 kilómetros cuadrados, en que se puede destacar que dicha zona contempla, principalmente en la antigüedad, el desarrollo de un idioma particular, el ryukyuense, sin embargo, hoy en día, son pocas las personas que conocen y practican el mismo, ya que el estado es promotor del japonés tradicional como única lengua no solo en Ryukyu, sino en todo el país.

Una de las razones por las cuales antiguamente y aun hoy en la actualidad, esta isla de Yonaguni, así como todo el arco insular de Ryukyu era considerado importante, es porque era la región que comunicaba a Taiwán con Japón y a su vez, contemplaba la cercanía a otras naciones importantes como la China, las Filipinas y las Coreas. Esta isla de en particular, que es a su vez, la más occidental del país, posee una estructura natural que aparenta ser tallada por el hombre hace ya unos 10 mil años, atrayendo significativamente el turismo.

Yonaguni-2

Una de las características que nos sugiere la localización de la isla de Yonaguni a nivel geológico, es que este arco de islas que representa a la Prefectura de Okinawa, es una de las puertas desde el Océano Pacífico, a las costas orientales del continente asiático, principalmente a las costas Chinas. Estas se encuentran dentro de una placa tectónica llamada Okinawa, cual posee un límite convergente en la sección que da hacia el Mar de Filipinas, el cual es otra placa tectónica, cuyo borde subyace por debajo de la anterior. Por lo que se puede inferir que estas islas de Ryukyu, se localizan sobre una franja altamente sísmica y volcánica. (ver articulo: Volcanes de Costa Rica)

La placa tectónica de Okinawa no solo limita con la de filipinas al este y sureste, sino que al oeste contempla otra placa la de Yangtzé, con la que hay principalmente limites divergentes como escasa presencia de transversales y convergentes. En el caso de la parte norte, su límite lo sugiere la placa de Amuria, la cual desarrolla bordes divergentes. Un punto interesante a mencionar, es que la nación japonesa, se encuentra por lo menos sobre unas cinco placas tectónicas, siendo la de Okinawa la que se localiza en la parte más meridional.

Yonaguni-3

Esto explica en parte, porque la isla de Yonaguni era constantemente azotada por temblores, lo que coincide con la propuesta de algunos científicos sobre las particulares fracturas de una sección de la isla la cual hoy en día está bajo la superficie del mar y se cree es una reliquia antigua manipulada por el hombre. Toda la región pertenece a una zona llamada “Cinturón de Fuego del Pacífico”, la cual es un conjunto de placas cuya interacción ha generado bordes de subducción en casi todo el borde de dicho océano, por lo que se genera en esta área el 75% de los desastres naturales como explosiones volcánicas y terremotos del mundo.

Clima

El Clima de Yonaguni se puede describir como un ambiente caluroso y templado a la vez, por lo que su clima en una mezcla entre uno ecuatorial y otro subtropical. La cantidad de precipitación en la isla es uno delos elementos que más caracteriza a las islas de toda esta zona meridional de la Prefectura de Okinawa, aun durante los meses correspondiente a la temporada de sequía. Según la clasificación de Köppen y Geiger, esta región tiene un comportamiento tipo Cfa, en el que la sensación térmica media en el año ronda los 23.4 ºC y la pluviosidad acumulada en el mismo periodo de tiempo llega a medir 2409 milímetros.

En el caso de las precipitaciones registradas en la isla de Yonaguni, las mismas están por encima de los 133 milímetros mensuales lo cual significa una gran cantidad de lluvias observada incluso en Julio que es su mes menos lluvioso. No obstante el mes donde se registra mayor cantidad de pluviosidad es en el mes de septiembre, cuando las mismas alcanzan un promedio de 263 milímetros. Esta isla posee dos campanas con depresiones en Julio y febrero (el segundo mes de menor precipitación) y cimas en septiembre y mayo (aunque no es el segundo mes con mayor cantidad de lluvias, si es el pico de la primera campana). (ver articulo: Volcán Calbuco)

En el caso de las sensaciones térmicas en la isla Yonaguni, se puede considerar que la misma posee una sola campana en comparación con las precipitaciones, en donde podemos señalar que la temperatura emprende su descenso por debajo de la isoterma de los 25 ºC en los meses de octubre a abril, teniendo como el mes menos cálido a enero con una temperatura de 17.7 ºC. En el caso de la presencia de mayor calor, se puede señalar al mes de julio como el pico de dicha sensación térmica con un registro de 28.6 ºC, esto corresponde con el mes donde más se registran lluvias en la zona, como consecuencia de la evaporación.

Historia

La isla de Yonaguni contempla una rica historia, ya que esta pertenecía a un antiguo reino independiente formado entre el siglo XII y el XVII. Dicho reino contaba con una economía portuaria donde el comercio entre Japón, Taiwán, China, Corea y las Filipinas hizo que el mismo proliferara. Este reino manejaba un antiguo lenguaje el ryukyuense, siendo una variante con mucha influencia del chino. En esta región, el nativo llamado “jurungos”, posee una tez muy oscura y ha llegado a ser discriminado por las otras etnias de la zona que se mestizaron con el resto de la región en incluso algunos estadounidenses caucásicos y suramericanos.

Yonaguni-4

En dicha región las artes marciales son otra de las cosas que florecieron, principalmente el karate, el cual nace en la India, pasa a la China, luego a la isla de Okinawa hasta que luego de la anexión a suelo nipón, se difunde por todo Japón. Este arte tuvo varios estilos a partir de otras artes marciales como el Naha-Te, el Shuri-Te  y el Tomari-Te, que se inspiraron en el kung-fu para crear el karate-do, la realeza de Ryukyu, llego a practicar el arte marcial del Tegumi y el Motobu ryu Udundi. Otra de las artes marciales surgidas de este archipiélago donde está la isla Yonaguni es el Kobudo.

El arte más significativo desarrollado en dicha región fue el de la cerámica, a partir del siglo XII con un apogeo en el siglo XIV, cuando llegarían productos provenientes de otros países de la región como Japón, Corea y China, en la cual desarrollarían habilidades en la confección de vasijas y múltiples utensilios para la cocina y el hogar. Para el siglo XV y XVI, las personas que se dedicaron a esta actividad emplearon la técnica de Nanban-yaki y Awamori, teniendo como centro del desarrollo de la misma a Chibana y Kina.

En la era Meiji tuvieron una evolución, principalmente porque dejaron de ser protegidos por el Shogunato y entraron en una función de libre comercio. Pero a ellos les favoreció la absorción del reino por lo japoneses porque así su arte se difundiría a mayor velocidad por todo el territorio. Otro auge vivieron luego de la Segunda Guerra Mundial, en la que esta industria promovió el empleo en el país, desarrollo galerías y exposiciones de sus trabajos y volvería a impulsar la economía local posterior a la colonización estadounidense.

Yonaguni-5

Dicha ocupación del territorio por los EE.UU. fue como consecuencia de la derrota del ejército japonés, en la que se firmaría un tratado llamado “San Francisco” en septiembre del año 1951 y los norteamericanos se apoderarían de las islas al sur del paralelo 29º. Dicha posesión de las tierras no duraría mucho ya que en el año 1972 y por medio de un referendo se volverían a anexionar a Japón. Esta región del país se llevó una de las peores caras de la moneda durante la guerra, ya que la región de Okinawa contabilizó cerca de 200 mil muertos en una batalla aérea, naval y territorial. Durante la ocupación, el ejército de los EE.UU. violó muchos DD.HH.

¿Ruinas submarinas en Yonaguni?

En la isla de Yonaguni, se presenta un acontecimiento no se sabe si arqueológico por ser unas antiguas ruinas de alguna civilización del pasado o si por el contrario estamos hablando de una hallazgo geológico interesante, ya que algunos científicos sugieren que dichas formaciones originadas bajo las aguas de esta isla pueden ser solamente una estructura natural formada. Lo cierto del caso, es que esta formación submarina fue encontrada cerca del año de 1985 por el submarinista de origen nipón  Kihachirō Aratake, el cual se toparía con ellas por mera coincidencia.

Lo que se observa en esta zona de la isla Yonaguni es un megalito, el cual se infiere se encontraba sobre la superficie del mar durante época glaciar, momento en el que el nivel de los océanos descendieron significativamente. Dicho megalito, aparte de haber sido una formación natural, pareciera que su superficie tiene la particularidad de haber sido tallada por el hombre, lo que le da un halo de misterio agradable, porque se pudiera estar ante el hallazgo de una reliquia antigua que demostraría no solo la presencia del hombre en la zona, sino también el tipo de creencia que tuviera y el tipo de técnica y tecnología para trabajar la roca.

Ciertamente, son muchas las teorías que surgen en torno a estas estructuras submarinas de Yonaguni, no obstante, las mismas ya son consideradas como un monumento en todo Japón. Según especialistas en el área geológica e histórica, coinciden en que las piezas parecieran ser una formación natural, sin embargo, las diferencias surgen para interpretar la superficie de dicho megalítico, ya que se sugiere un tallado de la misma, por lo menos en algunos segmentos de esta pieza, mientras que otros dicen que pueden ser fracturas naturales del material que se asemejan a la formas escalonadas que conocemos hoy día.

Yonaguni-6

Si fuera real la teoría de que el hombre labró dicha superficie megalítica durante la época de las glaciaciones, estaríamos hablando de una civilización que habría que determinar su origen o procedencia. En ese sentido, los pseudoarqueológicos sugieren que la isla Yonaguni, es parte de una antigua civilización llamada “Mu”, la cual se cree estuvo localizada en pleno Océano Pacífico en la antigüedad y forma junto a la Atlántida, Lemuria y Thule una de las civilizaciones perdidas de la historia. Definitivamente, fuera una estructura completamente natura o labrada por el hombre, ha generado un interés turístico importante.

Teoría de Misaki Kimura

Luego del hallazgo en las costas de la isla Yonaguni, un equipo de científicos encabezado por Misaki Kimura, provenientes de la Universidad de Ryukyu, habría de confirmar la presencia de dicha estructura en el mar. Para el profesor Kimura, ciertamente es una formación natural, pero la misma habría de ser trabajada artificialmente por el hombre, por lo que tomo fuerza la hipótesis de que dicha isla era parte de la antigua civilización que se desarrolló en torno al Océano Pacífico llamada Mu y que luego el mismo se habría hundido en las profundidades del mismo, tal y como sucedió con las civilizaciones de la Atlántida o Thule.

Yonaguni-7

Según los estudios realizados, arrojaron ciertas conclusiones entre las que se encuentra que dicha estructura submarina de Yonaguni se construyó al menos hace unos 10 mil años, convirtiéndola a ella al igual que al santuario de Göbekli Tepe en una de las construcción más recónditas de la que se tenga conocimiento, incluso se considera posterior al desarrollo de otras civilizaciones antiguas como la de Mesopotamia, Egipto, la India o la China. Una de los aspectos interesantes que refuerzan esta teoría de una civilización antigua es que dicha estructura megalítica cuenta con un túnel de al menos 1,2 metros con una formación diferente a la local.

En base a lo antes descrito, dicha cavidad que se encuentra en una de las grietas de la pieza, habría sido considerada como un gran obstáculo que dificultara el acceso de las personas a la roca cuando la misma no estaba bajo el mar. Dicha grieta tiene una composición totalmente distinta a las que se puede encontrar en la región, estamos hablando de una roca calcárea, por lo que la misma debió ser traída al lugar. Del mismo modo, un par de perforaciones circulares cercanas de una dimensión de hasta 2 metros de sima, no concordarían con el resto de la roca, por lo que estos debieron ser tallados por el hombre.

La explicación para dichas perforaciones, es que ellas pudieron servir para el almacenamiento de agua o en su defecto para situar sobre las mismas, unas columnas de alguna variedad. En otro sector de la roca hay una pieza ovalada que tampoco coincide con el resto de la estructura, donde su vertiente superior apunta al norte y se cree pudo ser empleada como reloj solar. Lo interesante de todo esto es que para la fecha en la que se cree fue tallado la roca, el hombre aun no desarrollaba la creación del metal, por lo que debieron emplear madera, otras rocas e incluso las uñas para tal fin.

Nuevos descubrimientos

Un terremoto submarino cercano a la isla de Yonaguni, registrado a los cuatro días del mes de mayo del año 1998, habrían destruido parte de la estructura de la roca, así como de la isla. Se percatarían de ello al realizar una filmación submarina en la zona posterior a dicho evento, en la que se descubrieron formaciones nuevas, nunca antes vistas, las cuales se asemejan a otras estructuras ya vistas en el mundo, los zigurats en la civilización Mesopotámica. Un zigurats es descrito como una estructura que tiene base piramidal, con un templo en su cima, estas podían ser bases cuadradas, rectangulares u ovaladas.

Yonaguni-8

Por lo antes mencionado, puede comprenderse que esta estructura de la isla Yonaguni, es uno de los edificios más viejos de la humanidad, por lo que queda completamente descartado que toda la formación megalítica es una simple estructura geológica. Esta edificación no es un remanente del Reino de Ryukyu, ya que este se conoce entre el siglo XII y el XVII, del mismo modo, ya están asociando el tamaño de la roca megalítica a otras formaciones del pasado como los pirámides en Egipto, Mesopotamia, México o Perú.

Teoría de Teruaki Oshī

Teruaki Oshī, es un geólogo que sugiere otro planteamiento con respecto a la estructura en la isla de Yonaguni, en que señala que dicha roca megalítica, debió ser tallada por el hombre antes de que culminara el último periodo glacial y que además este aprovecharía la composición geológica de la roca para darle la forma adecuada a sus necesidades. Una de las cosas que puede afectar el estudio sobre el área, es que por ella transita una fractura geológica importante, por lo que los sismos debieron ser frecuentes y en consecuencia, la organización del trabajo debió ser superior.

Yonaguni-9

Se cree que esta isla debió estar conectada con la isla de Taiwán, formando un puente natural cuando el nivel de las aguas descendió producto de la era glacial. Este puente era el conector entre la zona meridional de Ryukyu con dicha isla. Esta teoría supone que para diseñar las diversas formaciones en que se observan en su entorno, la civilización que debió esculpir la misma, debería tener mucho conocimiento acerca de lo que estaba elaborando, por lo que se cree que se habla de una civilización avanzada y desaparecida.

Teoría de Formación Natural

El geólogo Robert Schoch, quien es profesor de la Universidad de Boston, sugiere que la figura observada en el fondo del mar de Yonaguni, no es una construcción humana, sino que es una estructura natural que fue aprovechada para tallar sobre la misma un espacio. El geólogo afirma que la roca solo es un conjunto de estratos de areniscas superpuestos pudiendo ver las capas de ellos en el costado de dicha roca. Este científico sugiere que la roca se fracturó a causa de los terremotos que azotan la región y le dio su forma particular.

Sugiere que las líneas marcadas sobre la superficie de la roca en otro sector de la isla denominado el “Escenario”, es producto de la raspadura de la roca con otras de la región. Del mismo modo el profesor de Geociencias Oceánicas de la Universidad del Pacífico Sur, concluye que la estructura es una continuidad de los acantilados de pizarra, por los que muy probablemente estos cedieron y bajo la superficie del mar adoptaron ciertas características particulares, muy similares a las de otras regiones del mundo, por lo que concluye que no debe haber manipulación alguna del hombre sobre el espacio.

¿Qué hacer en Yonaguni?

En la isla de Yonaguni se puede disfrutar del contacto con dos especies de animales que no veras en ninguna otra parte del mundo, una de ellas es el caballo de la isla, el cual es una de las ocho variedades con las que cuenta Japón, el mismo se considera el más pequeño de las variedades niponas y solo se puede conseguir en esta isla. Del mismo modo, esta la Polilla de Atlas, la cual denominan en la isla como “Ayami Habiru”, la cual presenta las mayores dimensiones en todo el mundo y solo puede ser encontrada en dicha isla. Por tal motivo visitar a la isla para presenciar su fauna es una de las mejores cosas que hacer.

Yonaguni-10

A pesar de que esta isla es relativamente muy pequeña y la puedes recorrer en 40 minutos, no significa que no existan cosas por hacer en ella, lo que más debe llamar tu atención serán sus playas, las cuales son muy exquisitas, con un azul profundo y cristalino, acá los atardeceres son uno de los mejores espectáculos, pero al ser una isla sus atractivos submarinos sobresalen por encima de los demás. En este sentido, la práctica del buceo es una de las mejores cosas que hacer, pudiendo toparte con uno de los hallazgos más sorprendentes de la historia, una roca que aparenta ser tallada por el hombre hace unos 10 mil años.

Dejar Comentario