≡ Menu




Rano Kau: Lo que aun no sabes de esta caldera volcánica de Chile

El volcán Rano Kau, es una caldera que se formó hace ya unos 2,5 millones de años. La misma se encuentra en la Isla de Pascua y representa uno de los mayores iconos en la cultura de la zona, ya que en ella podemos presenciar jeroglíficos, incluso posee una laguna interna. Para saber más lea el presente artículo.

Rano Kau

Geología

La caldera volcánica del Rano Kau, forma parte junto a otro par de volcanes, el Rano Aori y el Poike, los que dieron formación a la Isla de Pascua o como se conoce en su idioma nativo el rapanui, como Isla, Rapa Nui que quiere decir “Rapa Grande”, la cual se localiza en la región oceánica de la Polinesia, en el Pacífico sur, la misma se creó desde aproximadamente  unos tres millones de años por la erupción conjunta no solo de estos volcanes primarios, sino también por al menos unos noventa conos secundarios, de los cuales destaca el Rano Raraku, Puna Pau, Maunga Orito, el Maunga Te Manavai, así como el trío de islotes o motus frontales al Rano Kau.

El Rano Kau, posee un cráter de gran dimensión, el cual alcanza una altura de al menos 324 metros sobre el nivel del mar, el mismo tiene una apariencia semicircular y se emplaza en la región suroeste de Rapa Nui o Isla de Pascua, formando una especie de triangulo en conjunto con los otros dos volcanes principales, siendo estos los vórtices de la isla. Esta caldera volcánica, se cree empezó a desarrollarse, hace unos 2,5 millones de  como consecuencia del flujo de la lava basáltica. Fueron esas emanaciones de magma las que ocasionaron en surgimiento de los volcanes secundarios. (Ver artículo: Cerro Solo)

Rano-Kau-2

Cada uno de estos conos volcánicos secundarios expidió lava ácida, fácilmente perceptible cuando en la capa superior del suelo aflora muestras de obsidiana, traquita y algunos elementos piroclásticos. Sin lugar a dudas, es la obsidiana la que represento un valor más significativo ante el desarrollo de las sociedades de la isla de Pascua o Rapa Nui, ya que al ser un material duro y vidrioso, sirvió en la confección de puntas de lanza para la cacería y pesca, raspadores, cuchillos, entre otros múltiples usos. Este material se encontraba en más abundancia en los conos volcánicos del Maunga Orito y el Maunga Te Manavai, así como un islote, el Motu Iti.

Es interesante todo este proceso de formación geológico, porque otra de las consecuencias de que dicha zona generara lava ácida, es que la misma proporciona un mayor contenido de sílice, el cual es un cementante natural, lo cual se puede señalar como uno de los causantes de que el volcán Rano Kau produjera una explosión piroclástica importante y producto de esta se formara, su caldera estallara y formara el cráter de grandes magnitudes de una dimensión de 1600 metros que hoy día podemos ver, ocurriendo dicho suceso alrededor de 180 mil años atrás. (Ver artículo: Volcán Cayambe)

Una de las características del relieve de la caldera Rano Kau, es que su pared norte tiene una suave caída hasta toparse con lo que hoy es el aeropuerto de la Isla de Pascua o Rapa Nui, mientras que el borde costero sur y suroeste, en conjunto con el proceso de erosión ocasionado por el oleaje marino y la intemperie, propició la creación de acantilados de hasta 300 metros de altura sobre el nivel del mar. En dicha área existe una apertura en la pared de al menos 400 metros de extensión a la cual denominan como Kari Kari, por donde se cree fluyó lava volcánica fuera de la caldera hasta decantarse en el océano.

Esto es un hecho muy interesante, porque la progresiva acción erosiva de las olas del mar generaran una mayor debilidad en la pared de dicha caldera del Rano Kau, ocasionando que muy probablemente dicha pared ceda y colapse, permitiendo así, que el agua pueda ingresar al cráter. Más allá de este futuro escenario, el acceso del océano ocasionará que esta estructura volcánica pase a ser una especie de golfo. Otras calderas volcánicas en el mundo pasan por un proceso similar y en algunos casos forman bahías. (Ver artículo: Volcán Tunupa)

Laguna interior

Rano-Kau-2

Una de las características que posee esta Isla de Pascua o Rapa Nui, es que al estar prácticamente en pleno océano, la presencia de agua dulce era importante para el mantenimiento de su civilización. Por lo que se apreciaba en gran medida, las precipitaciones en el lugar, siendo un buen espacio de recolección de la misma, esta caldera volcánica del Rano Kau. Una de las cosas curiosas es que ellos denominaban “Rano” en el lenguaje rapanui, a aquellas estructuras volcánicas como la presente, al igual que el Rano Raraku y Rano Aori, las cuales son capaces de retener agua en su interior. Mientras que la palabra Kau quiere expresar “abundancia de agua, grande o amplio”.

En este sentido, cuando describimos la palabra Rano Kau, hacemos referencia entonces a “volcán grande con mucha agua”, un nombre que le viene como anillo al dedo al ver la magnitud de la caldera volcánica y la laguna formada en su interior. La misma se constituyó a partir de las precipitaciones acaecidas en la zona, llegando hasta la fecha alcanzar una dimensión de 1.5 kilómetros, la cual podemos mencionar que dicha cota del espejo de agua, dista de unos doscientos metros con respecto a la cresta del volcán. Se calcula igualmente que esta laguna no es muy profunda, alcanzando unos 10 metros de profundidad cuando mucho.

Rano-Kau-3

Si debemos describir el paisaje de la laguna del Rano Kau, hay que mencionar que ella está compuesta por numerosas islas flotantes, principalmente compuestas por juncos de totora; el grosor de las mismas apenas alcanza el metro de altura, razón por la cual su estabilidad no es muy buena. En la actualidad, los científicos han visto la oportunidad de tomar muestras tanto del agua como de estos islotes para comprender mejor la evolución de la caldera volcánica. El agua siempre fue vital para la sociedad de la Isla de Pascua o Rapa Nui, teniendo pozos con nombres legendarios para almacenar agua, como el Te Poko Uri A Haumaka O Hiva que significa El abismo negro de Hau Maka, de Hiva.

Historia del Rano Kau

Una de las cosas que más llama la atención del Rano Kau, es su engranaje con la cultura local, principalmente, porque en las fachadas del mismo, se han podido encontrar alguno petroglifos, considerados tanto escritura, como dibujos que expresaban el desarrollo de la vida en la isla, de igual modo, se ha podido encontrar dentro del cráter, cimientos de viviendas, así como también plataformas con usos ceremoniales, por señalar parte de los hallazgos maravillosos tanto de su edificación, como de su cultura. (Ver artículo: Volcán Cotacachi)

Rano-Kau-4

Cuando empezamos a analizar el por qué desarrollar la comunidad dentro del cráter y no fuera de este, debemos hacer mención de las características climáticas de la zona, un lugar donde las lluvias pueden azotar en cualquier momento generando vientos de 15 k/h a 50 k/h cuando se torna tormentoso, por lo que la paredes del volcán pudieran ser un buen liado, creando una especie de microclima dentro de la caldera, lo cual no solo resguarda a la población, sino también a las plantas del lugar, por lo que sembrar, dentro del mismo, pudiera ser una buena opción. (Ver artículo: Volcán Imbabura)

Se cree que los habitantes adoptaron un sistema de plantación llamado Manavai, donde se envuelve como en una especie de circulo o maseta casi de un metro de altura por otro metro de anchura, conformado por pequeñas piedras, lo cual permite custodiar a la planta de animales, del viento, le permite recolectar agua, en fin crea un micro clima para dicha vegetación, similar al observado con la caldera volcánica de Rano Kau.  Se dice igualmente que los primeros habitantes adoraron la panorámica desde la cresta del volcán y que su primer líder quiso fallecer en dicha área, justo en el borde de la caldera.

En base a lo antes expuesto, tal vez sea esa la razón por la cual se considera como un lugar ceremonial el borde de la cresta del volcán Rano Kau, donde no solo la espectacular vista nos hace adorar a la naturaleza, sino que además, es donde se encontraron plataformas de adoración. Las escrituras encontradas talladas en la ladera de la cresta del volcán, nos relatan historias de la comunidad, de sus primeros habitantes y lo especial que era esta isla para ellos. La presencia de material vidrioso como la obsidiana, les facilito mucho el proceso de caza y pesca, ya que podían armar lanzas y flechas con puntas elaboradas con ese material.

Hoy en día puedes disfrutar d los espacios que posee Isla de Pascua o Rapa Nui, en la cual puedes practicar el  senderismo por el Trekking Vai Atare, del mismo modo si te gusta la exploración, puedes recorrer cada espacio de la isla, sin olvidar visitar claro está, la caldera volcánica del Rano Kau. Algunas personas aprovechan el buen tiempo y la incidencia del viento en las olas para practicar surfing, o si tu deseo es aprender de la cultura, contemplar los petroglifos y la estructura antigua bastará. Es importante llevar comida y agua por la ausencia de estos en la isla y visitarla e la mañana para disfrutarla más.

Dejar Comentario