≡ Menu




Corvo: Lo que aun no sabes de esta isla y caldera volcánica

Corvo actualmente es una caldera volcánica de un antiguo estratovolcán, la cual se localiza en el Océano Atlántico. La misma fue el resultado de la actividad magmática existente en la zona hace 10 millones de años, en conjunto con la colisión de placas de Norteamérica, Eurasia y África. Para saber más, lea el presente artículo.

Corvo

 

Ubicación

La caldera de Corvo, es producto de un estratovolcán que se sitúa en el archipiélago de las Azores, pertenecientes a Portugal, localizadas sobre aguas del atlántico, formando nueve islas principales, las cuales siete de ellas que conformas las centrales y orientales se emplazan en la placa euroasiática, y las dos occidentales donde se encuentra Corvo, están en la placa norteamericana, siendo producto de la colisión no solo de estos dos bloques, sino que a su vez, interviene la placa africana en dicho proceso, donde hace cerca de diez millones de años se genera un punto de calor significativo que activo magmaticamente la zona.

La isla y volcán de Corvo, se localizan al noroeste de este archipiélago de las Azores, siendo su vecino más cercano la isla Flores al sur de la misma. Esta caldera volcánica, a lo largo del tiempo ha sido reconocida por diversos nombres, tales como Isla de Santa, Islote de Flores, Isla de la Estatua, Isla del Faro, Isla de Santo Tomás e Isla de Marco. Este grupo occidental de islas, fueron encontradas durante el viaje de expedición del portugués Diego Teive, cerca del año 1452, denominando a nuestra isla protagonista como Ínsula Corvi. (Ver artículo: Laguna de Asososca)

Corvo-1

Uno de los hechos más significativos en la actualidad, es que Corvo, ha sido reconocida por la UNESCO como una Reserva Mundial de la Biosfera, en conjunto con su isla más próxima. La única comunidad asentada en esta isla es “Vila Nova do Corvo”, emplazada sobre un terreno principalmente compuesto por lava, el cual cubre como un manto casi toda la extensión de la misma. Dicha localidad, presenta algunas viviendas con fachada de rocas negras, en contraste con el color de sus ventanas y puertas blanquecinas. Sus avenidas son angostas, asfaltadas de guijarros enrollados y losas pulidas.

Entre los principales atractivos de esta isla están la Iglesia de Nuestra Señora de los Milagros, la cual representa la patrona de Corvo; del mismo modo y cercano a Ponta Negra existen en la costa un pequeño grupo de molinos de viento que tienen una inclinación arquitectónica más mediterránea que los del resto de las Azores, pareciéndose a los presentes en suelo continental portugués, de estructura cónica, que permite el accionar mecánico, que hace virar el techo de los mismos en dirección al sentido de las corrientes de aire. (Ver artículo: Domuyo)

Del mismo modo, puedes disfrutar a tan solo unos seis mil metros de distancia y siempre en ascenso entre Vila Nova do Corvo a la laguna Caldeirao, el ícono de la isla, donde disfrutaras de los paisajes durante todo el trayecto, en él se puede apreciar una extensa afloración de hortensias, “palheiros” o viviendas de paja que tienen tonalidad negra, del mismo modo existen algunas cabañas conformadas con basalto, que fungían como almacenes de herramientas y forraje. Sí mismo cuentas con el mirador de Monte Gordo, desde la cual tendrás una panorámica inigualable de toda la caldera volcánica y su respectiva laguna.

Caldera Volcánica de Corvo

Cuando nos referimos a una caldera volcánica, hablamos de una depresión geográfica que se forma de manera semicircular en la cresta de ciertos volcanes de dimensiones considerablemente grandes. En el caso de Corvo, podemos señalar que la misma, entra dentro de esta definición. De la misma forma, una caldera volcánica presenta otra característica como lo son sus elevados acantilados, siendo algunos incluso de varios metros de altura o en casos excepcionales como el Lago Toba en Sumatra con dimensiones de cien kilómetros de diámetro por treinta de alto. (Ver artículo: Socompa)

Corvo-2

En el caso de la caldera de Corvo, la misma tiene como dimensiones dos kilómetros de ancho, por 350 metros de profundidad, siendo su cima el “Morro Dos Homens” de 718 metros sobre el nivel del mar, siendo los mismos parte del paisaje de acantilados costeros que conforman la isla de apenas unos 17.1 kilómetros cuadrados. Esta caldera no es más que una muestra del colapso de la bóveda del volcán, en la cual actualmente se ha formado un pequeño espejo de agua “Caldeirao”, así como también se puede apreciar un pequeño grupo de conos volcánicos, que siluetean la laguna, señalando incluso algunos que se asemejan a la distribución de las Azores.

Las calderas volcánicas si se encuentras en la costa, pueden llegar a formar grande bahías o golfos, como es el caso de Santorini en Grecia. Las mismas suelen llegar a producirse cuando el volcán genera una erupción de grandes magnitudes, que hace expulsar toda la cámara de magna en pocas horas, el tamaño de dicha caldera dependerá del de la cámara de magma que tuviera el volcán. Cuando estos produjeron dicha expulsión de lava, provocan el colapso de su bóveda y comúnmente, ocasionan un impacto climático con implicaciones climáticas mundiales. Las calderas como la de Corvo, aparenta más un impacto meteórico que el de un relieve volcánico.

Formación Geológica

Corvo-3

Corvo es una caldera volcánica perteneciente al archipiélago de las Azores, Portugal. La formación de la misma es un poco compleja, ya que ella pertenece a un grupo de islas volcánicas que se emplazan sobre el área de colisión de tres placas tectónicas, la de Norteamérica, la de Eurasia y la de África. Este archipiélago se puede decir que posee una plataforma denominada Azores, la cual alcanza los dos mil metros de sima, además ella se extiende por una zona morfológica bastante accidentada, que abarca cerca de los seis millones de kilómetros cuadrados. Se puede señalar que esta región es distensiva principalmente y se desplaza de este a oeste, siendo muy activa sísmica y volcánicamente.

Cuando describimos el archipiélago de las Azores debemos indicar que el mismo está compuesto por un grupo de nueve islas, en conjunto con un pequeño grupo de islotes, del mismo modo, dentro de este grupo hay que incluir la formación de estructuras volcánicas submarinas que aparenta tener una figura triangular y esta surcada por la Dorsal mesoatlántica. Este grupo de islas podemos clasificarlas de la siguiente manera, las centrales, donde se encuentran las islas de Terceira, Graciosa, San Jorge, Pico y Faial; también podemos señalar las orientales como Sao Miguel, Santa María y Formigas, desplazándose hacia el oeste-noroeste y este-sureste.

Corvo-4

Del mismo modo el archipiélago de las Azores  se conforma por otro grupo de islas, por las occidentales, integradas por la isla Flores y Corvo, las cuales se emplazan sobre el suelo de la placa de Norteamérica, teniendo un desplazamiento en dirección oeste. Se dice que este archipiélago se desarrolló hace más de 36 millones de años, cuando las placas buscaron su posicionamiento actual, sin embargo, no es hasta hace unos 10 millones de años que una anomalía térmica, desarrollo la actividad volcánica en la zona, similar a la de un punto caliente que propago un intricado registro de dichas actividades. (Ver artículo: Nevado Sajama)

Según los datos isotópicos de las islas, la primera en emerger fue Santa María hace aproximadamente unos ocho millones de años, seguidas por las islas Formigas, Terceira, Graciosa y Flores durante el tiempo geológico del Plioceno en un promedio de dos a cuatro millones de años, posteriormente surgirían en el Cuaternario la isla Faial, Corvo, San Jorge y Pico cercano a los 250 y 730 mil millones de años. Donde presenta dudas con respecto a su datación es con las erupciones volcánicas. Hay otra teoría que busca explicar la formación del archipiélago, donde se expone que la misma surge de un grupo de bloques tectónicos entre un par de grupos de fallas.

Se cree que el relieve volcánico presente en estas islas, es consecuencia no solo de la actividad volcánica que se desarrolló en cada una de las islas, sino que además, corresponde a la interacción erosiva del ambiente sobre la misma, alternando capas de lava, materia orgánica submarina y sedimentos finos o gruesos. El grupo de islas del occidente de las Azores, Flores y Corvo, son las únicas que no se encuentran en suelo euroasiático y distan del territorio canadiense de al menos 1930 kilómetros. La mayor de las islas de este archipiélago es Sao Miguel con 757 km 2, y la más pequeña es Corvo con tan solo 17 km 2. (Ver artículo: Uturuncu)

La descripción principal costera de este grupo de islas, hace referencia a un relieve litoral de acantilados, siendo los mismos el resultado de las calderas volcánicas que se formaron, alguno de los cuales han servido para la formación de cuerpos de agua y otros para el desarrollo de la vida agrícola. En algunas islas la incidencia de las precipitaciones es abundante, pudiendo alcanzar hasta los 4000 milímetros, como es el caso de las islas occidentales de Flores y Corvo, con una humedad promedio del 95%, al igual que solo presentan 73 días de incidencia solar directa. Se ven asociados al anticiclón de las Azores y a las corrientes cálidas del golfo.

Dejar Comentario